Son siete las islas del archipiélago toscano: Elba, Giglio, Giannutri, Capraia, Pianosa, Montecristo y Gorgona.

elba

La mayor de ellas es la Isla de Elba. La tercera más grande de todas las islas del Mediterráneo, es una fuente inagotable de cosas que ver y, por lo tanto, requiere un tiempo de permanencia mayor si se la quiere conocer bien. Los municipios de la isla son ocho, cada uno con su particular atractivo.
También las otras seis islas se diferencian cada una de ellas por una determinada particularidad, pero todas ellas tienen en común la naturaleza salvaje que las circunda.En la isla de Giglio, además de los paisajes, hay que destacar las características de las zonas urbanas: en particular no hay que dejar de visitar el puerto de Giglio Porto, los pintorescos rincones y los restos de la fortaleza pisana de Giglio Castello, la bahía del Campese y las calas en la zona de Punta Capel Rosso. Un inolvidable espectáculo que conjuga perfectamente naturaleza e intervención humana.

En Capraia los apasionados de las inmersiones encontraran magníficos fondos marinos, donde  se acumulan notables restos arqueológicos submarinos.

Montecristo  (reserva natural desde 1971) es la isla más salvaje y menos habitada del archipiélago. Son poquísimos los edificios presentes, entre los cuales se puede visitar la villa inglesa del siglo XIX de Watson-Taylor.

El triunfo de la naturaleza más pura y de la simplicidad de la vida se puede respirar a pleno pulmón en la romántica Giannutri, con su particular forma de media luna, y en Pianosa, donde se pueden admirar los restos de la villa romana de Agrippa.

En la estupenda Gorgona, a la que se accede sólo con permisos especiales debido a la presencia de un penitenciario, se encuentran las bellísimas playas de Cala Marina y Cala Scirocco.

ITINERARIO POR LA ISLA DE ELBA

 

La isla de Elba es la mayor de las islas de la región Toscana y reúne en sí el atractivo y la exclusividad de un territorio lleno de historia, civilización y naturaleza.

Un recorrido por los municipios de esta espléndida isla, cada uno de los cuales aparece como un pequeño mundo con particularidades únicas, nos lleva a Portoferraio, meta obligada para el que llega a la isla de Elba. Aquí, Cosme I de Médici hizo construir una fortaleza inexpugnable hasta ahora perfectamente visible, dentro de la cual discurren las calles del casco histórico.
Se recomienda hacer una visita al Castillo del Volterraio, aconsejada a los amantes del senderismo y para todo aquel que desea admirar un magnífico panorama.
Son espectaculares las playas de Portoferraio: Bioloda, Scaglieri y Forno que se asoman al Golfo de Biodola, Ghiaie, Padulella, Scansone y Capo Bianco, a los pies del Scoglietto detrás del casco histórico.

Otra etapa de nuestro itinerario es Marciana.
En este pueblecito se encuentran el Museo della Civiltá Contadina, el Museo Civico Architectónico y la Casa del Parco Nazionale dell’Arcipielago Toscano. Son muchas las playas que encontramos, entre las más bellas destacan: Procchio, la Paolina, Sparatana, Pomonte, Sant’Andrea y Chiessi, adorada por los practicantes de surf. Marciana surge dentro del Parque Nacional del Archipiélago Toscano, dentro del cual hay numeroso senderos que guían a los turistas a través de los densos bosques de castaños y pinos de  la maquia mediterránea. Los amantes del senderismo pueden descubrir antiguos espacios para las cabras y, con un poco de suerte, encontrar manadas de jabalíes o de muflones. El que visita este magnífico territorio tiene que dedicar una jornada al Monte Capanne, desde el cual, en los días despejados se pueden admirar todas las islas del archipiélago, la costa del Argentario hasta Livorno y la parte norte de Córcega.

Los amantes del senderismo pueden hacer una excursión al Santuario de la Madonna del Monte y a la Ermita de San Cerbone.

Marciana Marina, la más pequeña de las localidades del municipio de Elba es nuestra tercera etapa. Además de dar una vuelta por las plazas principales del pueblo se aconseja dar un paseo por el  recogido centro de Cotone, desde el que se puede disfrutar del atardecer sobre la Torre y la escollera de la Punta del Nasuto. En Marciana Marina se encuentran las playas de Bagno, Schippo y Redinonce, caracterizadas por las piedras pequeñas además de por la belleza de los fondos marinos.

La cuarta etapa de nuestro itinerario es Campo nell’Elba con las espléndidas playas de Campo, Fetovaia y Cavoli. Hay que visitar los pequeños y antiguos pueblecitos de San Piero y San Hilario, que surgen en las colinas sobre el golfo de Marina di Campo. Para el que ama la vida nocturna, aconsejamos Marina di Campo, una de las localidades más frecuentadas por el turismo joven.

También Capoliveri, quinta etapa de nuestro itinerario, es frecuentada por los jóvenes. Gracias a la presencia de numerosas playas, comenzando por la de Lacona, y numerosas estructuras hoteleras el pueblo es la meta de turistas que llenan sus callejones y sus plazas. Muchos son los lugares que se pueden visitar: comenzando por el Santuario de la Madonna delle Grazie, que domina el golfo, prosiguiendo con el Forte Focardo y el Monte Calamita con sus yacimientos de hierro y para terminar con el Museo Mineralógico, entre los más importantes de Europa por los minerales que contiene.

Las sexta meta de nuestro tour es Porto Azurro, en el que son todavía visibles los restos de la dominación española (siglo XVII)  como el Fuerte San Giacomo. No hay que perderse la tranquila bahía a la que acuden los turistas, la plaza rodeada por negocios y restaurantes y la iglesia barroca de Santiago Apóstol. A tres kilómetros del centro histórico surge el Santuario de la Virgen del Monserrato, con la imagen de la Virgen Negra. Desde la plazoleta que precede al santuario se goza de una magnífica vista de la playa de Barbarossa, paraíso de los submarinistas. Un destino que no hay que perderse es el lago de Terranera, de color esmeralda.

La séptima etapa es Río Marina, municipio del Parco Minerario, en cuyo territorio se encuentra el pequeño pueblo de Cavo, con sus espléndidas playas y pequeño mirador.
La última etapa de nuestro itinerario es Río Elba, el centro más antiguo de la isla con asentamientos que se remontan al Neolítico. No hay que perder de vista el Romitorio de Santa Catalina, sede del Huerto de los Semplici: un jardín botánico con numerosas especies vegetales.

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes
¿Tienes alguna pregunta?
  • Andrea
    Responder

    Hola,

    Me gustaría saber cuanto cuesta esta salida, cuanto dura y desde donde sale.

    Gracias,

    Andrea