Itinerario para un viaje a Japón en 15 días

Viaja a Japón.

Hay destinos a los que tienes que ir una vez en la vida sí o sí, uno de ellos es Japón, que entre la gran cantidad de atractivos con los que cuenta nos es tan fácil decidir qué visitar primero en un viaje a Japón. Por ello es importante trazar una ruta y hacer un itinerario que te lleve por los mejores lugares del país, si es que vas a organizar un viaje a Japón por libre.

Japón es un país que te invita a conocer lo mejor de su cultura y sumergirte en su historia; sin duda alguna viajar a este país asiático es hacer un tour de contrastes de Japón, pues muchas de sus ciudades rebosan de naturaleza que se fusiona con la arquitectura milenaria y es aderezada con construcciones más modernas.

Pero si aún no sabes por dónde empezar ni qué es lo que debes visitar en este país que, dicho sea de paso es enorme, te dejamos un itinerario de viaje por Japón, para que puedas sacar máximo provecho de tu estancia y conozcas gran parte de los tesoros con los que cuenta este país asiático en tan solo 15 días.

Día 1, 2 y 3: Aterrizaje en las tierras del Sol Naciente

¡Bienvenidos a Tokio! Para empezar nuestro itinerario de viaje a Japón nada mejor que llegar de primero a una de las ciudades más icónicas del país. Si bien, la ciudad de Tokio es bastante grande, hay que optimizar el tiempo y conocer lo más que se pueda en tres días y más si es que vamos de viaje a Japón por libre.

Apenas llegues a Tokio ve a darte una vuelta por el Barrio Shinjuku donde podrás hacerte una idea de la modernidad con la que cuenta la ciudad. Ten paciencia en la estación de trenes de Shinjuku, ya que es una de las más transitadas de Tokio (y sin exagerar, del mundo).

El punto neurálgico del barrio donde encontrarás un buen ambiente, bares, restaurantes y karaokes es Kabukicho, ubicado en la zona este. Los rascacielos más altos de todo Tokio los vas a encontrar en Nishi – shinjuku, zona ecléctica en la que pasear por los alrededores te dejará atónito, ahí conoce el Edificio del Gobierno Metropolitano.

Al día siguiente tu parada principal será el Templo de Zojoji, el ejemplo perfecto de la combinación de la tradición y la modernidad. Ve a un costado del templo y conoce el Santuario sionista Kumano y sus características estatuas de Jizos, que son las guardianas de los niños; te encantará ver su vestidura de gorritos de lana rojos, acompañados por molinos de viento.  

Después de ahí dirígete hasta el Templo Senso-ji que se localiza en el barrio Asakusa, considerado uno de los templos más antiguos de Tokio y uno de los más importantes de Japón por lo que la visita a él es imprescindible.  

Culmina tu visita en los jardines de Hama Rykiu que se localizan en la desembocadura del río Sumida, en estos jardines de estilo japones las caminatas son harto disfrutables; te sorprenderá ver el estanque de agua marina, agua que entra desde la bahía debido a que está construido sobre 250 hectáreas de mar.

Si te queda un poco más de tiempo, no lo desperdicies y embárcate a la isla artificial conocida como Odaiba, ahí verás la réplica de la Estatua de la Libertad, además podrás encontrar centros comerciales e ir al sitio donde se localiza Fuji TV que cuenta con un excelente mirador de la ciudad. 

Templo Budista.
Templo Sensō-ji, Asakusa

Día 4: en ruta hasta Yokohama

Continuamos nuestro viaje a Japón por libre y nos trasladaremos a Yokohama una localidad con mucho estilo. Ahí las paradas obligadas pueden ser varias, dependiendo de lo que más te guste.

En las zonas de Yamate y Motochi apreciarás la excelsa arquitectura occidental con la que están construidos gran parte de sus edificios. El contraste se hace presente en la zona más impactante de Yokohama que es Minato Mirai, el centro de la ciudad colmado de edificios, rascacielos, centros comerciales y museos.

Y si lo que buscas es la naturaleza con paisajes verdosos, entonces ve al Jardín Sankeien, un precioso jardín japonés rodeado de edificios históricos. También puedes visitar el Museo del Ramen, la Aldea de la cerveza Kirin y el sorprendente Barrio Chino.

Paseo Marítimo futurista.
Mirato Mirai.

Dia 5: el gigante de Japón

Llegó el tiempo de encaminarnos hasta la montaña sagrada, mejor conocida como el Monte Fuji y sus alrededores; desde que vas en camino hacia él podrás apreciar sus encantadores paisajes.

El Monte Fuji es el símbolo de Japón y cuenta con el pico más alto de todo el país, es importante mencionar que éste en realidad es un volcán que está activo, aunque su última erupción fue hace casi 300 años.

Recién llegues al lugar ve al Santuario Fuji Sengen, donde sentirás la vibra mágica del lugar, al irte internando entre los árboles vas a ir comenzando tu experiencia directo a la cima del monte, una vez ahí respirarás la vibra sagrada que impera en el aire.

Después, sube al teleférico que te llevará directo al monte Tenjo, carga bien tu cámara para que captures las asombrosas vistas que desde ahí se tienen del Monte Fuji y los lagos que lo rodean.

Te recomendamos que después de tu excursión descanses en el pintoresco pueblo de Hakone que forma parte del Parque Nacional Fuji – Hakone – Izu; desde ahí podrás tener de fondo el Monte Fuji y sus paisajes idílicos, además de que también hay muchas cosas por hacer como ir a los baños termales.

Es el monte más alto de todo Japón.
Monte Fuji, isla de Honshu.

Día 6: de camino por la naturaleza  

Para tu sexto día en las tierras del Sol Naciente ve directo a Iyasi No Sato Nenba, un pequeño poblado que en 1996 fuera destruido por un ciclón, pero que en la actualidad es un precioso museo al aire libre en donde se preservan la tradición y la cultura.

Da un paseo por el pueblo y descubre las casas de artesanías y museos tradicionales, llegando la hora de comer, metete a alguno de sus restaurantes en donde probarás los platillos típicos. De ahí nos dirigimos hasta las Cataratas de Shiraito que han sido declaradas Patrimonio Mundial por la Unesco, te darás cuenta del porqué de tal distinción.

Uno de los pueblos pintorescos más lindos de Japón.
Iyashinosato, Japón.

Día 7 y 8: en la ciudad de los templos

El siguiente destino en nuestro itinerario de viaje a Japón es Kioto; un dato que te gustará saber es que esta ciudad tiene más de mil templos y casi 250 santuarios, así que apenas llegues tu principal actividad será conocer algunos de ellos.

Hay que dedicarle por mínimo dos días a la ciudad para conocer sus tesoros, y empezaremos por el Santuario Sionista de Fushimi Inari Taisha, lugar de gran interés religioso y escenario de la película Memorias de una Geisha.

Terminada tu exploración por el santuario ve hasta otro, el Santuario Yasaka que es uno de los más trascendentales en la región. Al caer la tarde da un paseo por la calle Pontocho que está repleta de restaurantes y casas de té; o si lo prefieres puedes ir al Mercado de Nishiki que se ubica por la calle Teramachi, el lugar de compras predilecto por los lugareños.  

Antes de irte de Kioto visita el Palacio Imperial de Kioto, el Castillo Nijo- jo o el Templo de Sanjusangen-do, este último se caracteriza por sus estatuas de madera que están cubiertas de hojas doradas, además de la hermosa arquitectura con la que fue construido.

Santuario dedicado al espíritu de Inari. (Deidad Japonesa)
Santuario Fushimi Inari-taisha, Kioto.

Día 9: por los paisajes de Nara  

Hora de ir hasta Nara un precioso pueblo budista que en la época medieval fue la capital de Japón. Tu visita obligada en el poblado de Nara será el Templo Todaiji, que es reconocido por su enorme Buda y la puerta de Nandaimon. Como dato curioso, te decimos que en el templo es común ver pasear a cervatillos a los que puedes acariciar y alimentar.

Al salir del templo dirige tus pasos al museo de Historia Naramachi Shiryokan en donde conocerás de primera mano la historia de la región y admirar los tesoros históricos que se preservan; o bien ir al mirador de Ukimido que se ubica en el  Parque Nara, el mirador es en sí una armazón de madera colocada sobre el lago, desde ahí las vistas son hermosas.

Antes de despedirnos de Nara, hay que visitar el Templo Budista de Horyuji, en donde se albergan varios monasterios y templos, en su interior conocerás la pagoda hecha en madera más antigua del mundo, ergo es uno de los más antiguos de Japón donde se vive y respira la religión.  

Templo budista que alberga una estatua gigante del Buda.
Tōdai-ji, Nara.

Día 10: entre el pasado y el futuro

Toma el tren y ve directo a la futurista Osaka, un destino imprescindible en nuestro itinerario de viaje por Japón. En cuanto llegues hay que ir a admirar Umeda Sky Building, que es nada menos que un edificio futurista, y también el Gate Tower Building, edificio que es atravesado por una autopista, ¡Sí, una autopista en medio del edificio!

Continúa tu camino y admira el contraste entre la historia y la modernidad haciendo una visita al Castillo de Osaka, donde disfrutarás de sus jardines y la maravillosa vista de sus cinco pisos, la edificación es hermosa, así que te aseguramos no te arrepentirás. Por la noche da un paseo por el barrio Dotonbori que se llena de luces e intensa actividad festiva.

Al organizar un viaje a Japón por libre es muy fácil poder cambiar de ruta así que, si eso sucede, antes de ir al próximo destino te recomendamos visites Himeji, ciudad a la que se puede llegar muy fácil desde Osaka, vale la pena ir por dos razones, el Castillo de Himeji y el monte Shosa, lugar donde se ubica el histórico complejo de templos Engyo-ji, lo reconocerás porque fue ahí que se filmó la película “El último Samurai”.

Es uno de los Castillos más famosos del país.
Castillo de Osaka, Japón.

Día 11: In Memoriam  

En el itinerario de viaje a Japón no podíamos dejar fuera uno de los lugares más simbólicos del país nipón, Hiroshima que es tristemente conocida por los bombardeos atómicos.

Una vez que te encuentres en las tierras de Hiroshima dirígete al Memorial de la Paz, para después ir a la Cúpula de la Bomba Atómica, el Estanque de la Paz y la Llama de la Paz, para concluir con el Museo de la Paz. Los lugares se prestan mucho para la reflexión y el contemple de los devastadores desastres de la guerra.

Antes de continuar, relájate en los jardines Shukkeien, considerado uno de los más bellos jardines clásicos del país; al jardín se le conoce como el jardín de los puentes por la cantidad de puentes que hay en él.

De ahí, hay que tomar el ferry que te llevará hasta la isla Miyajima para conocer el Santuario de Itsukushima donde se venera a la guardia de los mares, la imagen del santuario es icónica por su Tojil que está justo en el mar; un plus es que desde ahí se tienen algunas de los paisajes más bonitos del país. 

Fundado como conmemoración del bombardeo atómico de 1955.
Museo Memorial de la Paz, Hiroshima

Día 12: de vuelta a las tradiciones

Estamos a casi nada de terminar nuestro viaje por la tierra del Sol Naciente, y que mejor hacerlo en los Alpes japoneses que se encuentran el Takayama. Los paisajes campiranos te darán la bienvenida a este encantador lugar en el que podrás disfrutar de la naturaleza, la historia y la tradición.

A tu arribo a Takayama lo primero que debes hacer es hacer una exploración por el pueblo que como máquina del tiempo te transportará al pasado con su arquitectura tradicional; así que asegúrate de recorrer todo el Sanmachi Suji, como es conocido el centro histórico.

Una visita al Templo Hida Kokubun-ji es lo siguiente que debes hacer, de ahí ve a admirar el Takayama Jinya, antigua construcción de gobierno y Monumento Histórico Nacional.

La bebida que no puede faltar en tierras niponas es el Sake, el cual muy seguro lo probarás en distintos lugares de los que te hemos recomendado, sin embargo, el mejor sake lo encontrarás en Takayama, ya que la región cuenta con muchas fábricas de esta bebida, asegurando su calidad.

Ciudad en la montaña, con calles estrechas.
Takayama, Gifu.

Día 13 y 14: un poco más de Japón

Desde Takayama continua con tu viaje a Shirakawago, que está relativamente cerca de la primera. Aquí seguirás apreciando el Japón más tradicional aderezado con los hermosos paisajes de los Alpes.

Te sentirás más en contacto con la naturaleza y con las tradiciones de Japón dentro de los dominios de Shirakawago, lo que es ideal para pasar tus últimos días. Por si no lo sabías, el pueblo fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y vaya que ha sabido conservar tal distintivo.  

Tras terminar de explorar Shirakawago, es hora de emprender el viaje nuevamente hasta nuestro último destino nipón, Kanazawa. Al igual que los otros dos, la región es pequeña y tradicional, pero vale mucho la pena visitarlo, más aún al final del tour por los paisajes contrastantes de Japón, que nos ha regalado verdaderas bellezas.

A tu llegada a Kanazawa lo que de vez visitar es Nagamachi, nada menos que el distrito samurai por excelencia; apreciarás que la zona mantiene aún ese carácter tradicional de los samuráis, y donde mejor lo puedes hacer es en la residencia Nomura.

Cuando hayas concluido con tu exploración samurai, ve hasta el Santuario Oyama, fíjate muy bien en su construcción que es disímil a las de otros santuarios característicos del país.

Para finalizar tu visita ve a los Jardines kenrokuen considerados “los tres jardines más bonitos” del país. Toma un merecido respiro y reflexiona profundamente sobre todo lo que has visto y conocido de Japón rodeado de las virtudes de la naturaleza.  

Una aldea muy histórica y hermosa.
Shirakawa, Gifu.

Día 15: de vuelta a la ciudad 

De regreso a la ciudad de Tokio, realiza tus últimas compras en alguno de sus mercados tradicionales o en alguno de sus barrios como el mercado de Pescado Tsukiji o el barrio Asakusa.

Si aún te queda algo de tiempo, hay que ir al Parque Ueno, uno de los más grandes de la ciudad, circundado por santuarios, museos y pagodas, cerca también se encuentra un zoológico que merece bastante la pena.

Sabemos que las distancias pueden ser largas en Japón, sin embargo, uno de los puntos a favor es que el país cuenta con una formidable conexión férrea con bastantes líneas de tres y trenes bala que te acercan rápido a los destinos.

Una recomendación es que antes de que te embarques a tu aventura por el país saques el Japan Rail Pass que está disponible para los viajeros y te ahorra bastante en tiempo y dinero; con él tienes asegurado tus viajes por el país ya que muchos destinos cuentan con este servicio.

Viajar en tren en Japón es otro de sus atractivos, por ello no desatiendas la sugerencia que te hacemos. Y ya lo sabes, ya sea que decidas hacer un viaje por libre o prefieras un Paquete turístico por los paisajes de Japón, siempre es grato recorrer y conocer esta parte de la cultura asiática. 

Parque publico en Japón.
Parque de Ueno, Tokio.
¿Tienes alguna pregunta?